Darse cuenta de las cosas

Estos últimos días  estuve pensando, y reflexionando sobre varias cosas. Bueno, la verdad no es algo que no hiciera antes, ya que soy una persona que siempre piensa mucho en todo aquello que le rodea. Estuve pensando en muchas cosas que pasaron y cambiaron mi vida, y la forma en la que han influido en mí. En general de una forma positiva por lo menos eso es lo que creo yo, pero sobretodo me han echo abrir los ojos hacia el mundo. Sé que todavía me queda mucho por aprender, y mucho por vivir, pero la experiencia me dice que las cosas que sé hasta ahora solo pueden aprenderse y comprenderse de un mismo modo; viviéndolas. Algunas se sufren, otras se disfrutan, pero siempre tienen algo que enseñarte. Son pequeños obstáculos que superar, pequeñas lecciones de las cuales hay que atender, para evitar volver a caer en ellas. Y que al final acabamos creciendo como personas, acabamos comprendiendo que aquello que nos parece horrible en un momento dado o que nos hace sufrir, llorar y estar mal, son cosas que han acabado ayudándonos a aprender, a comprender que hemos de caernos para aprender a levantarnos, y que solo así podremos valorar las cosas de la vida, podremos aprender que no todo es fácil y que aquello difícil es lo que vale la pena, que aquello que nos hace sufrir a la vez es aquello que nos enseña a madurar y aprender, y que a veces un error a tiempo es el que nos hace crecer como personas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario